viernes, 30 de octubre de 2009

Quien escribe la historia tiene el poder

En las ultimas décadas se ha dado tal grado de evolución de los Roles femeninos que muchas mujeres han empezado a disfrutar su rol de ser las que llevan el mando o las que deciden en muchos casos por encima de sus consortes varones.

Generalmente a lo largo de la historia siempre se nos ha sido prohibido el acceder no solo a puestos de poder o jerarquía social, sino que también se nos a denegado asumir cualquier tipo de roles ocupados tradicionalmente por los hombres.

Solo con ver como por ejemplo, es que a las mujeres se les ha directamente prohibido asumir puestos de poder en las religiones.

Pues que como siempre se trato de libros escritos por hombres y que poseían una integra mirada masculina de la historia, evidentemente temían que estos conocimientos cayeran en manos de mujeres y por lo tanto fueran "tergiversados", decían los sacerdotes y con ello se cayera en un sacrilegio. Pero la verdadera razón, es que se temía que las mujeres llegaran a comprender estos textos y en algún futuro se percataran de como los mismos hombres han sido los únicos que han distorsionado los hechos históricos con el solo fin de perpetuarse ellos mismos en el poder.

Mujeres contra el Patriarcado


Isabel Allende: «Hoy en día existe más esclavitud que
nunca»

En la presentación de su nuevo libro La isla bajo el mar, la escritora no tuvo reparos en acusar a las autoridades mundiales de no atreverse a reconocer la existencia 27 millones de personas en esa situación, «porque no les importa».

En su nueva historia, Isabel Allende cuenta la historia de Zarité Sedella, una mulata que rememora su vida desde que tenía nueve años y que es vendida como esclava al francés Toulouse Valmorain, propietario de una extensa plantación de azúcar en el Santo Domingo del siglo XVIII.

«Ella existió. No creo en fantasmas, pero se me ha aparecido en sueños. Sé como habla, sé como huele. La tengo metida dentro», aseguró la narradora.

Asimismo agregó que «las formas de esclavitud son tan antiguas como el mundo. En Haití preferían traerlos de África antes que mantenerlos con vida porque creían que era más barato. He pasado dos años pésimos, enferma del estómago. Creí que estaba enferma, pero al terminar este libro, pasaron todos esos síntomas. Averiguar de lo que es capaz el ser humano es muy doloroso».

Así, la autora arremetió contra los prejuicios racistas, muy presentes, según ella, todavía en Estados Unidos. «La elección de Barack Obama ha sido fascinante, porque hay mucho racismo oculto en este país. Existe una amplia población que se han criado en un mundo segregado y ver a la familia Obama en la Casa Blanca les irrita. También es cierto que existe una generación al que el color de la piel de Obama les da igual».

Allende recordó que, de pequeña, no quería ser como su madre. Quería ser como su abuelo o su tío, que eran los que tenían el poder y el dinero. Después descubrió que esa rebeldía tenía un nombre: feminismo.

«Cuando se habla de los derechos humanos se habla de los derechos del hombre. En África existen miles de mujeres que sufren en caso de guerra. Creo que el gran proyecto de las mujeres hoy es la paz, porque son precisamente ellas las personas que más padecen las situaciones bélicas. El patriarcado se sostiene en el militarismo», subrayó la famosa escritora chilena. (Con información de La Razón, España)

jueves, 29 de octubre de 2009

¿Vivimos en una sociedad machista, marcada por las diferencias de género?


Las mujeres ganamos menos que los hombres.
Las mujeres somos más golpeadas.
Las mujeres tenemos más dificultades para acceder a cargos ejecutivos.
Las mujeres solemos ser mostradas como figuras decorativas en la publicidad.
Las mujeres sufrimos más el desempleo.
Las mujeres cargamos mayor responsabilidad por los hijos.
Las mujeres somos más discriminadas por la edad.
Las mujeres tenemos menos escaños en el Parlamento.
Las mujeres tenemos menos contratos en blanco
Las mujeres somos segregadas por el físico.
Las mujeres tenemos más problemas laborales al quedar embarazadas.


Sin duda que ser mujeres no es una tarea fácil, ya que la sociedad y nosotras mismas nos exigimos estar siempre lindas, cumplir con lo laboral sin dejar de lado la familia y las tareas domésticas que estas conllevan. En lo laboral nos vemos la mayoria de las veces perjudicadas, ya que realizando el mismo trabajo que los hombres nos pagan menos, y asi distintas cosas que se ponen como obstaculos en la vida de las mujeres.

¿Y ustedes qué opinan sobre ser mujer...?.

Más vale morir de pie, que seguir viviendo de rodillas...

video "Violencia machista" de SKA-P


Desde hace muchos años la violencia contra las mujeres y sus manifestaciones en diversas formas, se han encontrado ocultas en la sociedad. Según las estadísticas cada 18 segundos una mujer es agredida en nuestro país.
Nosotras mismas como mujeres nos sentimos más frágiles que los hombres y muchas veces el miedo nos invade, y callamos los malos tratos que recibimos por parte de ellos, ya sean de forma sexual, psicológica y/o físicamente. Sin embargo, nosotras no somos más frágiles que el sexo masculino, sino que esto nos hace creer la sociedad machista en la cual vivimos.
Es por eso que hoy es hora de que las mujeres se levanten, que hagan escuchar en conjunto sus voces, y que se defiendan de una vez y por todas de todos estos dominios que el hombre esta ejerciendo sobre nosotras.
Pero si bien todos sabemos que en el país que vivimos nuestra justicia no es muy buena, ya que algunas mujeres han denunciado estos abusos, y sin embargo terminan siendo víctimas igual de femicidio. Pero hay que seguir luchando ya que sabemos que este problema no va a desaparecer de un día para otro.


Bárbara Aguilera Riffo

miércoles, 28 de octubre de 2009

Es hora que el mundo tome conciencia...

Son muy pocos los paises que en el mundo han tomado una real conciencia de lo que el patriarcado realiza en el mundo hoy por hoy, si miramos con atención compartimos nuestra vida con un lenguaje sexista que muchas veces adoptamos como nuestro.


Aún asi debemos reconocer aquellas noticias que alientan a la lucha feminista.


Austria cambiará su himno por ser sexista


El himno austriaco, el único europeo escrito por una mujer, será reformado para eliminar los aspectos sexistas que contiene la letra, y la primera versión alternativa ya ha sonado en las ondas de la radio estatal. La iniciativa para modificar el texto la lanzó la ministra de la Mujer, María Rauch-Kallat, por considerar que el viejo texto tiene aspectos discriminatorios que atentan contra la dignidad femenina. El himno de la II República de Austria lo escribió en 1947 la poetisa Paula von Preradovic, mientras que los arreglos actuales los ha supervisado un hombre, su hijo Fritz Molden. Los aspectos sexistas residen en un verso que entona: "Grandes hijos tiene la nación" y se ha modificado por un "Hijas, hijos grandes tiene la nación". Asimismo se cambió el texto original para convertir un "coro de hermanos" en un "coro de la alegría", sustituyendo la palabra "patria" (Vaterland, en alemán, con alusión directa al padre) por la de "nación". La ministra, del conservador Partido Popular Austriaco (OeVP), dijo al diario Kurier que la política de igualdad "también es política lingüística" y que el himno contiene una discriminación: "Si se habla de hijos, hay que hablar también de hijas".
Lorna Ramirez

martes, 27 de octubre de 2009

Mujeres del mundo alzen la voz.

video

un poema para pensar...

La Violencia a la Mujer


I
Naciste en este mundo de indiferencias
con dificultades de entendimiento de los hombres
que con:
pensamientos de filósofos, políticos
planificadores, de presidentes y reyes
creen que las mujeres
solo vienen para ser madres, esposas
amas de casas o concubinas.
La violencia a las mujeres
está en Europa, Asia, África, Australia
en el norte centro y sur América
Desde los polos sur y norte y en alta mar
No se salva la blanca la negra la mulata
la asiática ni la indígena.
II
Son violentados los derechos de igualdad
desde tus casas, en tus oficinas, en los palacios
en la Casa Real, la Casa Blanca o Rosada.
Maltratadas por hombres, políticos de izquierda
de derecha, o del centro.
También de apolíticos, de religiosos o ateos.
La violencia está en casas de ricos y de pobres
De esta violencia no se salva ninguna mujer
Y de ninguna clase social.
III
Basta ya de tanta discriminación
de incomprensión de sabios y necios.
Que la igualdad esté dentro de las constituciones
Que existan leyes para el género por igualdad
Que existan poderes jurídicos paritarios.
Por el bien de las mujeres sacrificadas en las guerras
en la paz y en el desarrollo de todo el mundo
Ellas son tus madres, tus hermanas, tus hijas
Pon la conciencia de hombre y de ser humano:
¡Defendamos todos juntos los derechos integrales
de la mujer de todo el confín de este mundo!



Autor: Ashaninka Kenkibari


Este poema lo unico que hace es graficar la triste situación que muchas mujeres viven día a esa capacidad absurda y repito absurda que poseen hombres e inclusive mujeres de destinarles a está roles establecidos que lo unico que consiguen es retraserla intelectualmente, el Feminismo intelectual es la nueva forma de hacer feminismo pero solas no pueden dependen en gran grado de nosotras para que esta situación por fin cambie.

Fernanda Belmar.

domingo, 25 de octubre de 2009

Patriarcado


Desigualdad de Género

Es un hecho que las mujeres en nuestra sociedad occidental no hemos jugado ni jugamos todavía un papel visible.
En los últimos milenios, frente al notable papel jugado por el varón como detentador del poder público y social, la mujer se ha visto obligada a practicar un papel postergado e inapreciable: el relegado que las normas sociales le ha adjudicado y sometido a los intereses masculinos.

El papel prominente del varón se ha mantenido, gracias a que se ha adueñado de muchos derechos y prerrogativas. Derechos que les ha proporcionado el poder sentir el orgullo y la preparación adecuada para ejercer un papel destacado. Entre ellos el derecho establecido durante cientos de años de poder ejercer en exclusiva el trabajo remunerado y prestigiado; el de ejercer el poder político y religioso; el de poder recibir una instrucción; el derecho a poder desarrollarse físicamente; el derecho y la facilidad para moverse libremente; el derecho y la conveniencia de estar en contacto con el mundo exterior y tener la oportunidad de relacionarse entre los de su propio género; el de tomar decisiones y tener autonomía; etc.

Así que no es de extrañar que los varones hayan sido casi los únicos que han contribuido al impresionante desarrollo de la investigación científica y técnica en los últimos 3.000 años, pero hay que explicitar que estos logros masculinos no se produjeron por casualidad, sino porque hubo una serie de causas y motores que lo propulsaron, como:

  • Han sido los únicos que tuvieron oportunidades educativas para contribuir al progreso durante estos últimos milenios y,

  • Detrás de cada varón siempre había una mujer, que le procuraba el bienestar doméstico necesario, para que se pudiera dedicar de lleno a su investigación o carrera. De manera que el varón ha hecho uso de estos patrimonios durante todo el periodo de vigencia de la sociedad patriarcal. Y ha dado lugar a que nuestra sociedad occidental contemporánea heredase unos comportamientos y unas costumbres en que se privilegiaba exclusivamente lo masculino.

Una sociedad en la que justificando la creencia en la superioridad masculina, los varones han ocupado las posiciones más elevadas de la jerarquía social.

Una sociedad que creía en la desigualdad y en la inferioridad femenina. Y para justificar ese estereotipo, ha levantado altas barreras / fronteras, para evitar que las mujeres las superasen. Y se ha generalizado los estereotipos dañinos en contra de los valores de la mujer.

De forma que, basadas en la falsa creencia de la desigualdad genérica, cada genero ha jugado roles discriminados. Se ha juzgado y tratado a la mujer como a un ser inferior intelectualmente. Con la consideración de un ser inmaduro, eternamente anclado en la infancia y ha sido víctima de terribles violencias.

A la par, la creencia en la desigualdad genérica, desde el advenimiento de la revolución patriarcal y durante todo el periodo de dominio masculino, ha negado a la mujer el acceso a su desarrollo mental y físico, a la educación, al aprendizaje, al desempeño de ciertas profesiones y a la movilidad libre. Se le ha imposibilitado realizar actividades independientes y no se les ha permitido que ejerciesen aquellas tareas satisfactorias que les demostrasen e hiciesen creer, que eran tan valiosas como los varones. Ni que realizaran aquellas tareas a través de las cuales se adquirían los atributos que la realización de la tarea conllevaba, atributos que, sin embargo, exclusivamente al varón se le permitía tener.

Así que, a las mujeres se las ha discriminado secularmente; se las ha encerrado en el pequeño, cuadriculado, asfixiante y empobrecedor cajón doméstico. La única realidad femenina durante siglos ha estado limitada a permanecer abstraída, respirando la pobre atmósfera del hogar, con triviales imposiciones que reclamaban su atención. Se les ha bloqueado la posibilidad de expresarse en muchos terrenos, sin poder hacer volar la imaginación para ambicionar nada. Ha estado atada de pies y manos, protegida con limitaciones y prohibiciones discriminativas, encadenada con duras cadenas a las tareas inaplazables de la vida diaria. Se les ha impuesto una realidad restringida por medio de una coacción brutal, sin posibilidades de protestar o de rebelarse, sin poder alzar su voz para denunciar los abusos masculinos o la violencia sexual, las violaciones, las agresiones y los malos tratos.

Y las mujeres han crecido como pobres flores inmóviles, atadas con raíces muy profundas y sin libertad.

Y con tantas prohibiciones, los varones consiguieron por fin subordinarla.
Pero no siempre ha sido así, ni lo será en el futuro.

Camila Puentes T.